Salud

Trastornos alimentarios en niños: cómo identificarlos y que hacer al respecto

La crianza de un hijo con un trastorno alimentario puede ser un desafío abrumador para los padres. Los trastornos alimentarios son condiciones mentales complejas que afectan negativamente la forma en que los niños comen, su peso y su relación con la comida. Es fundamental reconocer los signos de advertencia y buscar ayuda profesional de inmediato.

¿Qué son los trastornos alimentarios en niños?

Los trastornos alimentarios son afecciones psiquiátricas que se caracterizan por enfoques poco saludables hacia la alimentación, el peso y el ejercicio. Estos trastornos pueden afectar negativamente la salud mental, emocional y las relaciones sociales de los niños. Algunos de los trastornos alimentarios más comunes incluyen la anorexia nerviosa, la bulimia y el trastorno por atracón.

Signos de advertencia de los trastornos alimentarios en niños

Identificar los signos de advertencia temprana de los trastornos alimentarios en los niños es fundamental para intervenir a tiempo y buscar el tratamiento adecuado. Estos son algunos de los signos comunes a los que los padres deben estar atentos:

Miedo intenso al aumento de peso: los niños con trastornos alimentarios pueden tener un miedo irracional a ganar peso, lo que los lleva a restringir severamente su ingesta de alimentos.

Preocupación extrema por el peso y la forma del cuerpo: los niños pueden obsesionarse con su apariencia física y estar constantemente preocupados por su peso y forma corporal.

Rituales o reglas inusuales sobre la comida o alimentación: los niños con trastornos alimentarios pueden desarrollar comportamientos obsesivos en torno a la comida, como contar calorías, evitar ciertos grupos de alimentos o tener rituales específicos de alimentación.

Negativa a mantener un peso corporal saludable: los niños pueden rechazar activamente mantener un peso corporal normal para su estatura, edad y nivel de actividad, lo que puede llevar a la pérdida de peso y la malnutrición.

Episodios repetidos de atracones: algunos niños pueden experimentar episodios en los que comen grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo, perdiendo el control sobre su ingesta.

Comportamientos compensatorios: después de los atracones, algunos niños pueden intentar compensarlos mediante vómitos autoinducidos, abuso de laxantes, ejercicio excesivo o ayuno prolongado.

Los trastornos alimentarios más comunes en niños

Existen diferentes tipos de trastornos alimentarios que pueden afectar a los niños. A continuación, exploraremos los más comunes:

Anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa es uno de los trastornos alimentarios más conocidos y peligrosos. Los niños con anorexia nerviosa tienen un miedo irracional a ganar peso y se esfuerzan por mantenerse extremadamente delgados. Pueden restringir severamente su ingesta de alimentos y desarrollar comportamientos obsesivos en torno a la comida y el ejercicio.

Bulimia

La bulimia es otro trastorno alimentario común en los niños. Los niños con bulimia tienen episodios recurrentes de atracones, durante los cuales comen grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo. Después de los atracones, pueden intentar compensarlos mediante vómitos autoinducidos, abuso de laxantes o ejercicio excesivo.

Trastorno por atracón

El trastorno por atracón se caracteriza por episodios recurrentes de atracones en los que los niños comen grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo. A diferencia de la bulimia, no hay comportamientos compensatorios después de los atracones. Esto puede llevar a la obesidad y problemas de salud relacionados.

Cómo ayudar a un niño con trastorno alimentario

Si sospechas que tu hijo puede tener un trastorno alimentario, es importante actuar de inmediato. Aquí hay algunas pautas para ayudar a un niño con un trastorno alimentario:

Busca ayuda profesional: Consulta a un pediatra o a un especialista en salud mental que se especialice en trastornos alimentarios. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mejores serán las posibilidades de recuperación.

Crea un entorno de apoyo: es fundamental brindar a tu hijo un ambiente seguro y de apoyo. Evita los comentarios negativos sobre la comida o el peso y fomenta una relación saludable con la comida.

Educa a tu hijo: enséñale a tu hijo sobre la importancia de una alimentación equilibrada y nutrición adecuada. Anímalo a escuchar las señales de su cuerpo y a comer intuitivamente.

Comunícate abiertamente: mantén una comunicación abierta y honesta con tu hijo. Anímalo a hablar sobre sus sentimientos y preocupaciones, y bríndale un espacio seguro para expresarse.

Ofrece opciones saludables: proporciona una variedad de alimentos saludables y sabrosos en casa. Involucra a tu hijo en la preparación de las comidas y anímalo a probar nuevos alimentos.

Evita la presión: No presiones a tu hijo para que coma o restrinjas su ingesta. En su lugar, fomenta una relación positiva con la comida y el cuerpo.

Sé un modelo a seguir: da el ejemplo al comer de manera saludable y equilibrada. Evita hacer comentarios negativos sobre tu propio cuerpo o el de los demás.

Busca apoyo adicional: considera unirte a grupos de apoyo o buscar terapia familiar para obtener el apoyo necesario durante este proceso.

Recuerda que los trastornos alimentarios son afecciones serias que requieren atención y tratamiento profesional. No dudes en buscar ayuda y apoyo para ti y tu hijo durante esta difícil etapa. Juntos, pueden superar los desafíos y trabajar hacia una relación saludable con la comida y el cuerpo.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo