Manzana y Canela: Un arma contra la obesidad, la diabetes y el colesterol

La manzana y la canela son dos alimentos muy populares, y en esta época de las fiestas aún más. La presencia de antioxidantes puede ser un arma muy importante para mantener los kilos de más a raya y puede actuar positivamente contra los problemas de obesidad, diabetes y colesterol.

Veamos exactamente cuáles son los beneficios de la manzana y la canela

Un grupo de investigadores encontró que añadir una pizca de canela o comer una manzana al día en nuestra vida diaria ayuda a reducir el colesterol malo LDL y aumenta el colesterol bueno HDL. Según los estudios de la Universidad de Nápoles Federico II, tanto la canela como la manzana ayudarían a metabolizar la grasa reduciendo las moléculas inflamatorias y, por consiguiente, a reducir las enfermedades cardiovasculares.

Científicos americanos han realizado estudios que han llegado a la conclusión de que una pizca de canela al día reduce la grasa corporal, especialmente en la barriga. La canela utilizada a diario activa un proceso antiinflamatorio y por consiguiente quema la grasa.

Por ejemplo, hacer un postre con manzana y canela y comerlo, no sólo nos podría ayudar a encontrarlo delicioso como sabor y definirlo como típico de la temporada de invierno, sino que también podríamos beneficiarnos de él para nuestra salud.

Aquí está cómo hacer la receta para el postre de manzana y canela

Esta torta tiene una simplicidad en la preparación que hacerla está al alcance de todos.

Ingredientes para 6 personas:

  • 6 manzanas
  • media cucharadita de canela
  • 200 gramos de azúcar
  • 2 cucharaditas de jugo de limón
  • 1 pizca de clavos
  • 1 pizca de sal
  • 30 gramos de nueces picadas
  • 90 gramos de harina colada
  • cucharadas de helado
  • 85 gramos de mantequilla

Procedimiento: primero, calentar el horno hasta que alcance los 180 grados, luego pelar las manzanas y cortarlas en rodajas y colocarlas en un recipiente. Añadir el zumo de limón, la mitad del azúcar y las especias a las manzanas, mezclar todo y ponerlo en un molde untado con mantequilla.

Ahora mezclar la harina con la mantequilla, la sal y el resto del azúcar, y añadir los frutos secos. Mezclar todo hasta tener un poco de consistencia y luego se coloca sobre las manzanas. Poner en el horno durante unos 30 minutos, asegurarse de que la parte superior esté crujiente y las manzanas blandas. Sirva el postre, para los que lo prefieran con una bola de helado encima.