Salud

Los peligros del uso de cigarrillos electrónicos y vapeo: aumento de enfermedades y muertes

Los cigarrillos electrónicos, también conocidos como vapeadores, han ganado popularidad en los últimos años como una alternativa aparentemente más segura al consumo de tabaco tradicional. Sin embargo, los recientes informes y estudios revelan una realidad preocupante: el uso de cigarrillos electrónicos y vapeo se ha asociado con un aumento alarmante de enfermedades pulmonares y muertes en diversas partes del mundo.

El aumento de enfermedades y muertes relacionadas con el vapeo

En los Estados Unidos, el mal del vapeo ha alcanzado proporciones alarmantes. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), hasta la fecha se han registrado al menos 530 casos de una misteriosa enfermedad pulmonar vinculada al vapeo, con un aumento de siete muertes relacionadas. Estos casos se han reportado en 38 estados diferentes. Muchos de los afectados han admitido haber utilizado productos que contienen tetrahidrocannabinol (THC), el componente psicoactivo principal de la marihuana, en sus cigarrillos electrónicos. Otros, en cambio, han afirmado haber utilizado nicotina como único componente en sus dispositivos.

La preocupación por el vapeo se extiende especialmente entre los adolescentes. Además del peligro del THC, se ha descubierto que los líquidos utilizados en los cigarrillos electrónicos contienen partículas ultrafinas y compuestos dañinos relacionados con enfermedades pulmonares graves. Los CDC y otras instituciones de salud pública han iniciado investigaciones para comprender mejor los riesgos y establecer medidas de protección.

La investigación y las respuestas de salud pública

Ante el aumento de los casos de enfermedades relacionadas con el vapeo, diversas organizaciones sanitarias y autoridades de salud han intensificado sus esfuerzos para investigar y abordar esta problemática. Los CDC, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y los departamentos de salud estatales y locales se encuentran monitoreando activamente los casos de lesiones pulmonares asociadas al uso de cigarrillos electrónicos o vapeo, conocidas como EVALI.

En febrero de 2020, los CDC y la FDA lograron identificar la causa principal de las EVALI. A través de análisis de muestras de productos y líquido pulmonar de pacientes, se encontró una fuerte vinculación entre el brote y el uso de cigarrillos electrónicos que contienen acetato de vitamina E. Este aditivo ha sido detectado en productos analizados por la FDA y laboratorios estatales, y en líquido pulmonar de pacientes provenientes de diferentes estados. Sin embargo, aún se investiga la posible contribución de otras sustancias químicas preocupantes en los casos notificados.

Síntomas y riesgos asociados al vapeo

Los síntomas de las enfermedades relacionadas con el vapeo pueden variar, pero en la mayoría de los casos se han observado dificultades para respirar, fiebre, tos, fatiga, náuseas y vómitos. Es importante destacar que los pacientes afectados han reportado haber consumido tanto productos con THC como productos con nicotina, o una combinación de ambos. Además, se ha observado que estos síntomas aparecen con mayor frecuencia en jóvenes sanos, lo que indica que el vapeo puede tener un impacto significativo en esta población.

Los riesgos asociados al vapeo son diversos y preocupantes. Los aerosoles de los cigarrillos electrónicos contienen productos químicos tóxicos, incluyendo nicotina y sustancias que pueden causar cáncer. Estos productos también se han asociado con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y trastornos pulmonares. Las mujeres embarazadas que utilizan cigarrillos electrónicos están expuestas a riesgos adicionales, ya que estos dispositivos pueden tener efectos adversos en el desarrollo fetal durante el embarazo.

Medidas de prevención y recomendaciones

Ante la creciente evidencia de los peligros del vapeo, las autoridades sanitarias y organizaciones internacionales han emitido recomendaciones para proteger a la población. Los CDC y la FDA aconsejan no utilizar productos de cigarrillos electrónicos o vapeo que contengan THC, especialmente aquellos obtenidos de fuentes informales como amigos, familiares o vendedores no autorizados. Además, se recomienda no agregar acetato de vitamina E u otras sustancias no aprobadas por los fabricantes a los dispositivos.

En el caso de los adultos que utilizan cigarrillos electrónicos como alternativa al tabaco tradicional, se les insta a considerar el uso de medicamentos aprobados por la FDA para dejar de fumar. Es importante destacar que el objetivo principal es abandonar por completo el consumo de tabaco, ya sea tradicional o electrónico. Aquellos que necesiten ayuda para dejar de usar productos de tabaco, incluyendo los cigarrillos electrónicos, deben buscar la asistencia de profesionales de la salud.

El futuro del vapeo y la protección de la salud pública

El aumento de enfermedades y muertes relacionadas con el vapeo ha generado preocupación y ha llevado a tomar medidas para proteger a la población, especialmente a los jóvenes. En muchos países, se están implementando regulaciones más estrictas para controlar la comercialización y uso de cigarrillos electrónicos. Además, se están llevando a cabo campañas de concientización para informar sobre los riesgos del vapeo y promover estilos de vida saludables.

5/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo