¿Necesitas contactar al equipo editorial? Envía tus correos electrónicos a [email protected] o ve a nuestro formulario.
Salud

Por qué babeo cuando duermo, ¿Es normal?

¿Alguna vez te has despertado con la almohada mojada y te has preguntado por qué babeas mientras duermes? Esta es una inquietud común que muchas personas tienen. Babear al dormir puede parecer embarazoso o causar preocupación, pero en la mayoría de los casos es completamente normal. Ocurre debido a la relajación muscular durante el sueño, que hace que la boca se abra y la saliva salga. También puede estar relacionado con la posición en la que duermes o ciertos hábitos diarios.

¿Por qué babeamos al dormir?

Descubrir la razón por la que babeamos al dormir puede ser muy interesante. Este fenómeno, aunque puede parecer incómodo, en realidad tiene varias causas y la mayoría son completamente normales. Aquí abordaremos las principales razones detrás del babeo nocturno.

Relajación y sueño profundo

En primer lugar, cuando dormimos profundamente, especialmente durante la fase REM (Movimiento Rápido del Ojo), nuestros músculos se relajan por completo. Esta relajación muscular incluye los músculos de la boca y la garganta. Cuando esto ocurre, la boca puede abrirse y la producción de saliva continúa, lo que causa que se escape hacia afuera. Este tipo de sueño profundo y relajado es crucial para la recuperación del cuerpo y para mantener una buena salud mental.

Posición al dormir

La forma en la que dormimos también juega un papel importante en el babeo nocturno. Dormir de lado o boca abajo puede hacer que la gravedad facilite la salida de saliva de la boca. Si alguien duerme boca arriba, es menos probable que babee porque la saliva se mantendrá dentro de la boca gracias a la posición de la cabeza.

Consejo práctico: intentar dormir boca arriba puede ayudar a reducir el babeo, aunque sabemos que cambiar la posición de dormir puede ser un desafío para muchas personas.

Exceso de producción de saliva

Otra razón común es la producción excesiva de saliva. Algunas personas simplemente producen más saliva que otras, lo que puede ser un factor natural del cuerpo o estar relacionado con ciertos alimentos, medicamentos o condiciones de salud. Por ejemplo:

Alimentos picantes o ácidos: pueden aumentar la producción de saliva.

Medicamentos: algunos, como los utilizados para tratar infecciones o alergias, pueden tener como efecto secundario la producción excesiva de saliva.

Problemas de salud: condiciones como reflujo gastroesofágico, infecciones bucales o sinusitis pueden contribuir al babeo.

¿Cuándo es un motivo de preocupación?

Es normal babear mientras duermes, pero en algunos casos, puede ser un signo de problemas de salud más graves. Estos son algunos ejemplos de cuando el babeo nocturno podría ser una señal de alerta.

Apnea del sueño

La apnea del sueño es una condición seria donde la respiración se detiene y comienza repetidamente. Si alguien babea mucho durante el sueño, podría ser un síntoma. La apnea del sueño hace que los músculos de la garganta se relajen demasiado, bloqueando las vías respiratorias. Esto obliga a la persona a respirar por la boca, lo que puede causar babeo excesivo.

Síntomas comunes de la apnea del sueño:

  • Ronquidos fuertes
  • Despertares abruptos con sensación de asfixia
  • Somnolencia extrema durante el día

Infecciones y congestión nasal

Las infecciones y la congestión nasal también pueden causar babeo. Cuando la nariz está congestionada, es difícil respirar por ella, por lo que se recurre a la boca para respirar, lo que puede llevar a más saliva cayendo fuera de la boca.

Causas comunes de congestión nasal:

  • Resfriados
  • Sinusitis
  • Alergias

Estas condiciones pueden bloquear las fosas nasales, haciendo que el babeo sea más probable. Tratar la infección o alergia subyacente puede ayudar a reducir el babeo nocturno. Es útil utilizar descongestionantes o humidificadores para aliviar los síntomas y mejorar la calidad del sueño.

¿Cómo reducir el babeo al dormir?

Si bien el babeo al dormir es algo normal para muchas personas, puede resultar incómodo o incluso vergonzoso. Afortunadamente, hay varias estrategias que pueden ayudar a reducir este problema mientras te aseguras de tener un sueño más reparador y sin interrupciones.

Cambiar la posición al dormir

Una de las formas más efectivas para reducir el babeo al dormir es cambiar la posición en la que duermes. Dormir boca arriba puede mantener la saliva dentro de la boca y evitar que se escape. Aquí te explicamos por qué:

Gravedad: cuando duermes de lado o boca abajo, la gravedad hace que la saliva salga de la boca. En cambio, cuando duermes boca arriba, la saliva se queda en la boca.

Menos presión en los músculos faciales: esta posición reduce la presión sobre los músculos faciales y en la mandíbula, facilitando el cierre de la boca.

Consejos para dormir boca arriba:

  1. Coloca una almohada debajo de tus rodillas para reducir la tensión en la espalda baja.
  2. Usa una almohada adicional para la cabeza para mantenerla elevada, lo que también puede ayudar a evitar el babeo.
  3. Si dormir boca arriba te resulta incómodo, intenta acostarte lentamente en esta posición durante unos minutos cada noche hasta que te acostumbres.

Mejorar la higiene del sueño

La higiene del sueño no solo se refiere a tener un ambiente cómodo para dormir sino también a mantener hábitos saludables que contribuyan a un sueño reparador y sin interrupciones. Mejorar la higiene del sueño puede tener un impacto positivo en la reducción del babeo nocturno.

Pasos para mejorar la higiene del sueño:

Rutina de sueño: establecer una rutina regular para acostarse y levantarse ayuda a mejorar la calidad del sueño.

Ambiente adecuado: asegúrate de que tu habitación esté oscura, fresca y tranquila.

Evitar comidas pesadas y picantes antes de dormir: estos alimentos pueden aumentar la producción de saliva.

Mantén una buena hidratación: beber suficiente agua durante el día puede equilibrar la producción de saliva y evitar su exceso durante la noche.

Otras recomendaciones:

Cepillado dental adecuado: la higiene bucal juega un papel importante. Cepillarse los dientes y usar hilo dental antes de dormir puede ayudar a reducir la cantidad de bacterias en la boca y controlar la producción de saliva.

Usar enjuague bucal: un enjuague bucal puede ayudar a secar un poco la boca y reducir el babeo.

Foto Freepik

¿Cuándo consultar a un profesional de la salud?

Babear mientras duermes a menudo no es motivo de preocupación, pero en algunos casos puede ser una señal de un problema de salud que necesita atención médica. Aquí se explicará cuándo es crucial consultar a un profesional de la salud.

Síntomas adicionales a tener en cuenta

Si el babeo nocturno está acompañado de otros síntomas, podría ser indicativo de una condición médica más seria. Presta atención a los siguientes signos adicionales que pueden sugerir la necesidad de buscar ayuda profesional:

Ronquidos fuertes: podrían estar relacionados con apnea del sueño.

Dificultad para tragar: podría indicar problemas neurológicos o esofágicos.

Despertares frecuentes durante la noche: posible apnea del sueño o insomnio obstructivo.

Reflujo ácido: puede llevar a un aumento de la producción de saliva.

Infecciones bucales frecuentes: indican una posible infección no tratada.

Congestión nasal crónica: podría ser signo de alergias no diagnosticadas o sinusitis crónica.

Tratamientos médicos disponibles

Existen varios tratamientos médicos que pueden ayudar a controlar el babeo excesivo. A continuación, se describen algunas opciones que los profesionales de la salud pueden recomendar:

Medicamentos anticolinérgicos: estos medicamentos reducen la producción de saliva, pero pueden tener efectos secundarios como sequedad bucal, visión borrosa y estreñimiento.

Toxina botulínica (Botox): la inyección de Botox en las glándulas salivales puede disminuir la producción de saliva. Es un tratamiento temporal y debe repetirse cada pocos meses.

Terapia cognitivo-conductual (TCC): en casos donde el babeo está relacionado con hábitos o comportamientos, la TCC puede ser útil para modificar estos patrones.

Cirugía: en casos extremos, puede recomendarse la cirugía para extirpar las glándulas salivales o alterar los conductos salivales, aunque esta opción se reserva generalmente para casos severos y persistentes.

Se recomienda siempre consultar con un profesional de la salud antes de iniciar cualquier tratamiento para asegurar que sea apropiado para tu situación específica.

2/5 - (1 voto) ¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Dany Levito