Salud

Cómo prevenir la infección por listeria: guía completa y actualizada

La listeria es una bacteria que puede causar una infección conocida como listeriosis. Aunque esta enfermedad no es muy común, puede tener consecuencias graves, especialmente para personas con sistemas inmunológicos debilitados, mujeres embarazadas y recién nacidos. La buena noticia es que existen medidas de prevención que podemos tomar para reducir el riesgo de contraer esta infección.

¿Qué es la listeriosis y cómo se transmite?

La listeriosis es una enfermedad causada por la bacteria listeria monocytogenes. Esta bacteria está ampliamente distribuida en el medio ambiente y puede encontrarse en el suelo, el agua, las plantas y los animales. La principal vía de transmisión de la listeria es a través de alimentos contaminados. La bacteria puede crecer y multiplicarse en alimentos refrigerados, lo que la hace especialmente peligrosa.

Periodo de incubación y síntomas de la listeriosis

El período de incubación de la listeriosis puede variar desde unos pocos días hasta varias semanas. Los síntomas de la infección por listeria pueden incluir fiebre, dolores musculares, náuseas, vómitos y diarrea. En casos más graves, la infección puede causar complicaciones como meningitis, encefalitis o septicemia. Es importante tener en cuenta que los síntomas pueden ser más graves en personas con sistemas inmunológicos debilitados, mujeres embarazadas y recién nacidos.

Alimentos de riesgo para la listeriosis

Existen ciertos alimentos que tienen un mayor riesgo de estar contaminados con listeria y, por lo tanto, son más propensos a causar la infección. Algunos de estos alimentos incluyen:

Productos lácteos no pasteurizados: la leche cruda y los quesos elaborados con leche no pasteurizada pueden contener listeria.

Carnes y embutidos crudos o mal cocidos: los fiambres, el paté y otros productos cárnicos crudos o mal cocidos pueden estar contaminados con listeria.

Pescados ahumados y mariscos crudos: estos alimentos pueden contener listeria si no han sido tratados adecuadamente.

Verduras crudas: las verduras frescas pueden estar contaminadas con listeria si no se han lavado correctamente.

Alimentos preparados listos para consumir: los alimentos preparados que no requieren cocción, como ensaladas, sándwiches y platos precocinados, pueden estar contaminados con listeria si no se han almacenado o manipulado adecuadamente.

Medidas de prevención para evitar la infección por listeria

Para prevenir la infección por listeria, es importante seguir algunas medidas de prevención básicas. Estas incluyen:

Lavar las manos: lávate las manos con agua tibia y jabón antes y después de manipular alimentos.

Cocinar adecuadamente los alimentos: asegúrate de cocinar los alimentos, especialmente las carnes, aves y huevos, a una temperatura segura para matar cualquier bacteria presente.

Evitar alimentos crudos o mal cocidos: evita consumir alimentos crudos o mal cocidos, como carnes crudas, pescados ahumados sin tratar y huevos crudos.

Almacenamiento adecuado de alimentos: almacena los alimentos refrigerados a una temperatura segura, por debajo de los 4°c, y consume los alimentos perecederos antes de la fecha de caducidad.

Lavar y desinfectar utensilios y superficies: lava y desinfecta los utensilios de cocina, las tablas de cortar y otras superficies de preparación de alimentos para evitar la contaminación cruzada.

Evitar alimentos de riesgo: evita consumir productos lácteos no pasteurizados, carnes crudas o mal cocidas, pescados ahumados sin tratar y verduras crudas sin lavar adecuadamente.

Mantener la higiene en la manipulación de alimentos: manipula los alimentos de manera higiénica, evitando la contaminación cruzada y asegurándote de que los alimentos se almacenen y se sirvan en condiciones seguras.

Personas con mayor riesgo de infección por listeria

Algunas personas tienen un mayor riesgo de desarrollar una infección grave por listeria. Estas incluyen:

Mujeres embarazadas: la listeriosis puede tener consecuencias graves para el feto, incluyendo aborto espontáneo, muerte fetal, parto prematuro o infecciones potencialmente mortales en el recién nacido.

Personas con sistemas inmunológicos debilitados: las personas con enfermedades que afectan al sistema inmunológico, como el vih/sida, el cáncer o la diabetes, tienen un mayor riesgo de desarrollar una infección grave por listeria.

Recién nacidos: los recién nacidos tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves si contraen la listeriosis.

La prevención de la infección por listeria es fundamental, especialmente para personas con mayor riesgo de complicaciones. Siguiendo las medidas de prevención adecuadas, como cocinar los alimentos a una temperatura segura, evitar alimentos crudos o mal cocidos y mantener una buena higiene en la manipulación de alimentos, podemos reducir significativamente el riesgo de contraer esta infección.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo