LifeStyle

Síntomas que indican un embarazo de gemelos o mellizos

Los síntomas de un embarazo de gemelos o mellizos son mucho más excesivos que los que conciernen a un embarazo normal. Esto debido a que la embarazada tiene un aumento elevado de hormonas recorriendo su cuerpo. Son muchos los cambios que se producen en una mujer durante su embarazo, como son los cambios físicos, hormonales, psíquicos y metabólicos, que se presentan más fuertes en embarazos de gemelos que en los de un solo feto.

También se considera más riesgoso al embarazo gemelar, por lo que implica más controles médicos en la embarazada, ya que, es indispensable examinar muy de cerca la glucosa en la sangre, la presión arterial, el peso y los diferentes dolores que la podrían aquejar.

Además de todo esto, la duración de un embarazo gemelar es de tres semanas menos que en un uno normal, es decir, dura 37 semanas.

Existen dos tipos de embarazos gemelares:

  • Embarazo Monocigoto: es cuando la fecundación se presenta a partir de un único óvulo. En este caso se habla de gemelos idénticos.
  • Embarazo Dicigoto: aquí se presenta la fecundación de dos óvulos, por dos espermatozoides diferentes, dando como resultado dos embriones que se desarrollan de forma independiente, llamados gemelos fraternos.

Como todos sabemos, cada embarazo es diferente y no todas las mujeres tienen los mismos síntomas, sin embargo, los más comunes entre los embarazos gemelares son:

Cansancio extremo, fatiga y somnolencia: acoger a dos bebés en el vientre, le quita el doble de energía al cuerpo. Por eso en los embarazos múltiples la gestante presenta esta fatiga extrema, debido a que su organismo debe generar la suficiente energía para la plena formación de sus bebés.

Tamaño del vientre: el tamaño del vientre es más elevado, esto debido a que el tamaño del útero se estira mucho más en los embarazos múltiples.

Aumento de peso: en términos generales, el peso de las madres con embarazos múltiples tiende a aumentar mucho más rápido que en un embarazo normal, esto en parte, a que las madres sentirán más hambre y ganas de comer. También se debe al crecimiento del tamaño del útero y el aumento de volumen sanguíneo que es necesario para el embarazo.

Aumento en la frecuencia cardíaca: muchas mujeres en esta situación pueden sufrir palpitaciones desde el primer trimestres, este aumento en el embarazo gemelar se da en un 15%. En los embarazos normales las palpitaciones se muestran a partir del segundo semestre.

Disminución en la capacidad para respirar: esto se debe al gran aumento de volumen que sufre el útero, moviendo así el diafragma hacia la cavidad torácica. Así mismo, la placenta necesita un 20% más de oxígeno, por lo que la mujer tiene la impresión de que le falta el aire.

Adelanto de los movimientos fetales: estos movimientos pueden llegar a notarse incluso dos semanas antes que, en los embarazos únicos, aquí los movimientos se presentan de la semana 18 a la 20.

El embarazo gemelar se puede detectar exclusivamente por medio de la ecografía. Esto se debe realizar a partir de la octava semana, ya que si se realiza demasiado temprano no se puede observar la presencia de los dos embriones.

Publicaciones relacionadas