Cocina, recetas y alimentos

Trucos de cocina: ¿Por qué se debe lavar el arroz antes de cocinarlo?

Existen muchas formas de preparar arroz, pero un paso que toda receta tiene en común es el lavado de este

El arroz es uno de los alimentos más importantes y consumidos a nivel mundial. Además, está detrás de platos tan populares y, a su vez, culturales, como el risotto, el sushi, la paella o los mochis. Por lo general, este producto recorre largas distancias antes de encontrarlos en los supermercados. Se envasa en bolsas en las que pueden depositarse polvo o insectos. Romina Cervigni afirma: «Durante la cosecha, los residuos vegetales también se pueden mezclar con el ingrediente, por lo que lavar el arroz elimina todas las impurezas». Es por esta razón que muchos expertos recomiendan enjuagar el arroz antes de su preparación, un paso que no se debe saltar jamás en las recetas

«Lavar en seco antes de cocinarlo ayuda a eliminar los contaminantes, los metales pesados, la suciedad y los bichos que pueda haber en el arroz», explican algunos científicos.

De igual manera, enjuagar este alimento antes de su cocción elimina una gran cantidad de almidón que hay en su composición. Esta sustancia contribuye con la formación de la textura pegajosa de los granos. «Con el aclarado, los granos de arroz se pueden desprender con más facilidad unos de otros, lo que, en el caso del arroz basmati o del arroz integral, es muy esencial. Por otro lado, la eliminación del exceso de almidón puede ayudar a reducir el índice glucémico del mismo arroz, lo que tiene un impacto positivo en nuestro organismo, ya que disminuye los niveles de azúcar en sangre», explica la experta.

Lavar el arroz permite un consumo más apreciable, ligero y maleable. Sin embargo, hay recetas en los que es necesario este almidón, por ejemplo, en la preparación de un risotto o de un arroz con leche, donde el almidón es necesario para obtener una consistencia cremosa. Es por esto que, en estos casos se recomienda una fase de aclarado rápido para que el alimento quede más compacto y pegajoso.

Otro de los motivos por el cual los expertos indican el lavado de este alimento antes de su cocción es para eliminar el arsénico, un metal pesado que forma parte intrínseca del arroz y se acumula principalmente en el salvado, la parte más externa del grano. De acuerdo con la opinión de Romina Cervigni: «Lavar el arroz con abundante agua es un paso esencial, sobre todo para el arroz integral. Remojarlo y luego aclararlo con agua corriente es importante, así como cocerlo en un recipiente con bastante líquido, con el objetivo de eliminar hasta el 80% del arsénico presente».

Sin embargo, una alternativa para limitar el consumo de arsénico es variar la dieta, es decir, alternar el consumo de arroz. Lo podemos reemplazar con otros cereales y fuentes de carbohidratos, por ejemplo, la pasta, la polenta, la cebada, la espelta, la quinoa y las patatas.

¿Existe alguna forma correcta de lavar el arroz?

No existe un truco especial, solamente debes poner el producto bajo el grifo, en una olla o escurridor, dejar caer un chorro de agua sobre el recipiente para eliminar el almidón, la suciedad y repetir la operación hasta que el agua salga clara, señal de que el arroz se ha librado de todas sus impurezas. «Utilice siempre agua fría para enjuagar el arroz», recomienda la experta.

Recuerda que el arroz no se enjuaga después de la cocción. «El lavado se hace a contracorriente: aclararlo después lo hace menos apetecible, con un sabor aguado», concluye la nutricionista.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Dany Levito