Belleza

8 hábitos que destruyen tu piel y empeoran el acné

El acné es un problema común que puede afectar a personas de todas las edades, no solo a los adolescentes. Si estás luchando contra el acné y te preguntas por qué no desaparece, es posible que estés cometiendo algunos errores o siguiendo malos hábitos que están empeorando tu condición.

1. No apliques maquillaje agresivo

El maquillaje puede ser un aliado o un enemigo cuando se trata de combatir el acné. Si utilizas productos de maquillaje agresivos, ricos en siliconas y parabenos, puedes irritar tu piel y empeorar el acné. Es importante elegir maquillaje suave y libre de ingredientes irritantes. Opta por productos naturales y de calidad, preferiblemente de marcas especializadas en cuidado de la piel. Recuerda siempre desmaquillarte antes de dormir para permitir que tu piel respire y se recupere durante la noche.

2. Utiliza un limpiador facial

Utilizar un limpiador facial suave y apto para tu tipo de piel es esencial para evitar la irritación y la acumulación de impurezas. Si tienes la piel grasa, elige un limpiador específico para piel grasa. Si tienes la piel seca, opta por un limpiador hidratante. Limpia tu rostro dos veces al día, por la mañana y por la noche, para eliminar el exceso de grasa, la suciedad y las impurezas que pueden obstruir los poros y causar acné.

3. Evita el estrés

El estrés desencadena la producción de hormonas que pueden aumentar la producción de sebo y causar brotes de acné. Si te encuentras bajo mucho estrés, busca formas de relajarte y reducir la ansiedad. Puedes probar técnicas de respiración, yoga, meditación o cualquier actividad que te ayude a aliviar el estrés. Además, asegúrate de dormir lo suficiente y mantener una rutina de sueño saludable, ya que un buen descanso también puede ayudar a reducir el estrés y mejorar la salud de tu piel.

4. Limpia tus brochas de maquillaje regularmente

Las brochas de maquillaje pueden ser un caldo de cultivo para las bacterias y los gérmenes que pueden empeorar el acné. Es importante limpiar tus brochas de maquillaje regularmente para evitar la acumulación de suciedad y bacterias. Lavalas con agua tibia y jabón suave al menos una vez a la semana. También puedes utilizar productos especiales de limpieza de brochas para una limpieza más profunda. Mantener tus brochas de maquillaje limpias y libres de bacterias te ayudará a evitar la propagación de impurezas y a mantener tu piel más limpia y saludable.

5. Sigue una dieta equilibrada

Si bien no existe una relación directa entre la dieta y el acné, seguir una dieta equilibrada y saludable puede ayudar a mejorar la condición de tu piel. Evita los alimentos grasos, fritos y procesados, ya que pueden aumentar la producción de sebo y obstruir los poros. En cambio, opta por una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras. Bebe suficiente agua para mantener tu piel hidratada y eliminar las toxinas del cuerpo. Una dieta equilibrada proporcionará a tu piel los nutrientes necesarios para mantenerla sana y libre de imperfecciones.

6. No te olvides de desmaquillarte antes de dormir

Dormir con maquillaje puede obstruir los poros y causar brotes de acné. Es importante desmaquillarte antes de ir a dormir para permitir que tu piel respire y se regenere durante la noche. Utiliza un desmaquillante suave y adecuado para tu tipo de piel para eliminar completamente el maquillaje y las impurezas acumuladas durante el día. Después de desmaquillarte, aplica una crema hidratante o un tratamiento específico para el acné si es necesario.

7. Evita tocar tu rostro con las manos sucias

Evita tocarte la cara innecesariamente y asegúrate de lavarte las manos regularmente para mantenerlas limpias. Si necesitas tocar tu rostro, asegúrate de tener las manos limpias o utiliza un pañuelo de papel para evitar la transferencia de bacterias.

8. Evita la exposición excesiva al sol

Si bien el sol puede tener un efecto secante sobre las imperfecciones de la piel, la exposición excesiva al sol puede empeorar el acné a largo plazo. Los rayos UV pueden causar daño en la piel y aumentar la producción de sebo, lo que puede obstruir los poros y causar brotes de acné. Siempre utiliza protector solar adecuado para tu tipo de piel y evita la exposición prolongada al sol, especialmente durante las horas pico de radiación solar.

*La información y los servicios disponibles en aurana.com no sustituyen en ningún caso la consulta con profesionales sanitarios competentes.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Veronica Pereira