Salud

Las principales causas de la disfagia o dificultad para tragar

La disfagia es un síntoma que se caracteriza por la dificultad para tragar alimentos o líquidos, y puede ser un indicador de problemas más serios que requieren atención médica. Para comprender mejor esta condición, es importante conocer sus causas subyacentes.

Disfagia esofágica

La disfagia esofágica se refiere a la sensación de que los alimentos se atascan en la garganta o en el pecho después de tragar. Hay varias causas que pueden contribuir a este tipo de disfagia:

Enfermedad por reflujo gastroesofágico (GERD): Esta condición ocurre cuando el ácido estomacal retrocede hacia el esófago, causando daño y estrechamiento del mismo.

Anillo esofágico: Un tejido cicatricial que se acumula en el esófago inferior, provocando un estrechamiento y dificultando el paso de los alimentos.

Tumores esofágicos: Los crecimientos anormales en el esófago pueden causar un estrechamiento y dificultad para tragar.

Esofagitis eosinofílica: Una inflamación del esófago causada por una acumulación de células sanguíneas llamadas eosinófilos.

Disfagia orofaríngea

La disfagia orofaríngea se caracteriza por un debilitamiento de los músculos de la garganta, lo que dificulta el paso de los alimentos desde la boca hasta la garganta y el esófago. Algunas de las causas más comunes de este tipo de disfagia son:

Cáncer: Algunos tipos de cáncer, como el cáncer de garganta, pueden provocar debilidad en los músculos de la garganta y dificultar la deglución.

Trastornos neurológicos: Enfermedades como la esclerosis múltiple y la enfermedad de Parkinson pueden afectar los nervios y los músculos involucrados en la deglución.

Daño neurológico: Un accidente cerebrovascular o una lesión en la cabeza pueden debilitar los músculos de la deglución o afectar la coordinación necesaria para tragar.

Signos y síntomas de la disfagia

La disfagia puede presentarse de diferentes maneras, y sus síntomas pueden variar en intensidad. Algunos signos y síntomas comunes de la disfagia incluyen:

Atragantamiento al comer: La sensación de que los alimentos se quedan atascados en la garganta o el pecho.

Tos o náuseas al comer: La ingestión de alimentos puede provocar tos o náuseas debido a la dificultad para tragar.

Sensación de comida atascada: Los pacientes pueden experimentar la sensación de que los alimentos se quedan atascados en la garganta o el pecho.

Babeo: La dificultad para tragar puede provocar un exceso de saliva y babeo.

Acidez estomacal o regurgitación frecuente: El reflujo ácido puede ser un síntoma de la disfagia esofágica.

Ronquera: La disfagia puede afectar las cuerdas vocales y provocar ronquera.

Neumonía recurrente: La aspiración de alimentos o líquidos puede dar lugar a infecciones pulmonares recurrentes.

Dificultad para tragar: La dificultad para tragar puede llevar a una disminución en la ingesta de alimentos y líquidos, lo que puede provocar desnutrición y deshidratación.

Pérdida de peso inexplicada: La dificultad para tragar puede resultar en una pérdida de peso no intencional.

Diagnóstico de la disfagia

El diagnóstico de la disfagia implica una evaluación exhaustiva de los síntomas del paciente y la identificación de posibles causas subyacentes. Algunas de las pruebas y procedimientos que pueden utilizarse para diagnosticar la disfagia incluyen:

Historial médico y examen físico: El médico revisará el historial médico del paciente y realizará un examen físico para obtener más información sobre los síntomas y posibles causas.

Endoscopia digestiva alta: Este procedimiento utiliza un endoscopio flexible para examinar el esófago, el estómago y el duodeno en busca de anomalías o signos de daño.

Estudio de deglución de bario: Durante este estudio, el paciente ingiere bario, un líquido que es visible en las radiografías, mientras se toman imágenes de rayos X para evaluar el proceso de deglución.

Manometría esofágica: Esta prueba mide la presión y el movimiento del esófago durante la deglución para evaluar su funcionamiento.

Biopsia: En algunos casos, se puede realizar una biopsia para obtener una muestra de tejido del esófago y descartar la presencia de células cancerosas u otras anomalías.

Tratamiento de la disfagia

El tratamiento de la disfagia dependerá de la causa subyacente y la gravedad de los síntomas. Algunas opciones de tratamiento comunes incluyen:

Medicamentos: En casos de disfagia relacionada con el reflujo ácido, se pueden recetar medicamentos para reducir la producción de ácido estomacal y aliviar los síntomas.

Terapia de deglución: Los logopedas y terapeutas especializados en deglución pueden trabajar con los pacientes para mejorar la coordinación de los músculos involucrados en la deglución y enseñar técnicas de deglución adecuadas.

Cambios en la dieta: Algunos pacientes pueden requerir modificaciones en la consistencia de los alimentos y líquidos para facilitar la deglución.

Procedimientos quirúrgicos: En casos graves de disfagia, pueden ser necesarios procedimientos quirúrgicos para corregir las anomalías estructurales o mejorar la función de los músculos involucrados en la deglución.

Radioterapia o quimioterapia: En casos de disfagia relacionada con el cáncer, pueden ser necesarios tratamientos adicionales, como radioterapia o quimioterapia, para tratar la enfermedad subyacente.

¿Le resultó útil este artículo?
Lee también:
Angie Bravo